Crónica de GeoVerne

Publicado el Martes, 26 Septiembre 2017 Escrito por Rubita75

Queridos Geocacher@s,

La organización me ha pedido que hiciera una crónica de lo acontecido en el evento Geoverne. Una vez hecha, yo la calificaría como “deconstrucción de crónica”, como dirían los chefs más modernos y cosmopolitas,  ya que, aviso,  es totalmente subjetiva y fuera de rigor periodístico, más guiada por el corazón que por la razón, porque creo que es lo que procede y porque me da la gana, sinceramente. 

La verdad es que la temática basada en Julio Verne y en la estética Steampunk fue algo que me causó una grata sorpresa, a la vez que incertidumbre. A medida que resolvíamos las preguntas del Wherigo, tan escrupulosamente elaborado por la organización, me di cuenta de lo poco que recordaba de este personaje y de sus obras, muchas de las cuales he leído en mi infancia. Me lo apunto en mi agenda de cosas pendientes.

Creo que ha sido una decisión muy acertada la de combinar Verne y Steampunk, un paralelismo que me conmueve. La idea de tender un puente entre la ciencia y la literatura, acercando los avances científicos y el espíritu aventurero a través de sus obras, casa perfectamente con la corriente retrofuturista del Steampunk nacida en la década de los 80 y que, al igual que Verne, aboga por intentar un cambio en la humanidad a través de la tecnología para crear un mundo mejor y hacernos la vida más cómoda. Sencillamente sublime.

Para conmemorar a este gran escritor, poeta y dramaturgo, mi crónica se basará en un diario de a bordo de esta humilde servidora, que espero sea de vuestro agrado.

“Habla usted en futuro: «estaremos aquí... estaremos allá...», pero yo hablo en presente: estamos aquí y hay que aprovecharlo.” 

(Veinte mil leguas de viaje submarino – Julio Verne)

 

Cronica1

Comenzamos…

 

• Cuaderno de bitácora - Viernes 15 de septiembre de 2017

“Hoy toca preparar maleta para el fin de semana. Geomadriz me ha involucrado en una misión bajo el nombre en clave “Geoverne”… ¡Quién me iba a decir a mí que iba a formar parte del proyecto de un grupo que se hace llamar Geocaching!

Aunque el evento ya estaba programado desde hacía meses, tuvimos lo que se conoce como “el apretón del vago”, poniéndonos a última hora a preparar lo necesario para el encuentro: brazos robóticos, mochilas jet pack, por si hay que escapar volando en un viaje supersónico, trajes de época para mezclarnos con la gente y pasar lo más desapercibidos posible… 

- ¿¿¿Peeerrrdonaaaaaa???- exclamó la voz de mi conciencia.

- ¡¡¡Valaaaaae, vaaaaale, que quería ser sarcástica y no me dejas!!! ¿¿¿Puedo continuar???- le increpé yo.

- Está bien, continúa- 

Como iba diciendo, nos embarcamos en el viaje para acudir al evento Geoverne organizado por Geocaching Spain, que tenía lugar en la serranía de Cuenca, concretamente Las Majadas. 

 

Cronica2

Llegamos ya de noche al recinto donde se localizaba el punto de encuentro, La Utrera, lugar que de por sí ya me pareció pintoresco. Albergaba una plaza de toros en el centro… Mi preocupación de cómo iba a poder torear con tacones, si procedía, se disipó al encontrar a miembros de la familia geocachera que estaban ya por la zona. Después de los saludos, besos y achuchones pertinentes por parte de esta menda, que es más tierna que el día de la madre, encontramos una carpa donde se proyectaban películas para los más pequeños. Sinceramente me hubiera quedado con ellos, pero el olor de la parrilla hizo que mi estómago guiara mis pasos hacia la barbacoa. Pensé “- ¡¡¡ Qué “tinglao” más bien “montao”!!!. Pelis, barbacoa…¡¡¡y acabamos de empezar!!! -“

Cronica3

No salí de mi asombro cuando de repente, un santo varón como salido de lo más profundo de la Tierra Media de Tolkien, un hombretón alto con barba y melena plateadas que podría confundirse con el entrañable Gandalf, se sube a una mesa de piedra donde se estaba preparando una queimada  y comienza su conjuro con tod@s l@s asistentes cogid@s de las manos repitiendo los salmos al unísono. Yo no sabía lo que estaba diciendo, pero preferí repetir lo que hacía el resto antes que levantar la mano para preguntar lo que significaban los salmos que repetíamos, por si las meigas focalizaban sus energías etílicas sobre mí.

Después de una especie de trance probamos la queimada, que hizo que desaparecieran todos los virus de mi laringe, faringe y píloro por la intensidad del brebaje. Todo sea por la hermandad de Geocaching…

 Entre unas cosas y otras, unas cervecitas por aquí, unas risas por allá y una ruta nocturna en busca de cachés para l@s más intrépid@s, se dio por concluido el viernes, dando atisbos de que el fin de semana “prometía”… 

Nos fuimos a dormir y, por mi parte, con tres mantas, que el frío acechaba tras las ventanas y los resquicios de las puertas. “

Desconectando máquinas.

Fin de emisión…

 

 

 

 

 

 

• Cuaderno de bitácora - Sábado 16 de septiembre de 2017

Despertador sonando… Reiniciando sistema… 

Abrir los ojos y levantarse de la cama... Hecho.

Visita al baño para eliminar residuos líquidos… Hecho.

Visita a la cocina para llenado de combustible (cafeína) y energía (hidratos de carbono en forma de tostada)… Hecho. 

Maquinaria en movimiento. 

“Comienza una soleada mañana de sábado, encaminándonos en coche hasta el nuevo punto de encuentro donde tenía lugar el inicio del evento. 

Poco a poco iba llegando la gente y empezaron a repartir las acreditaciones. Cuando recogí la mía, me quedé sorprendida porque no parecía una acreditación De la esmerada elaboración, más bien parecía una tarjeta de identificación personalizada para entrar en la sede de la mismísima CIA. Se notaba que estaba hecha con mimo.

Cronica4

 

 Tod@s junt@s comenzamos a hacer la llamada ruta de los callejones, la cual no sirvió, no sólo para buscar cachés, sino también para poder disfrutar de un paraje rocoso espectacular, con diversidad de formas y tamaños. 

 

Cronica5

Cronica6

 

Acabada la ruta nos dirigimos al parking, donde nos desplegamos por toda la zona con comida y bebida para todos, como la gran familia que somos.

Tras la comida se dio paso a momentos de esparcimiento, en los que hubo diversidad de opciones. Por nuestra parte, pudimos ir a buscar varios mysteries, multicachés y cachés temáticos que me sorprendieron, ganándose una calificación de favoritos a  la hora de registrarlos. 

En el recinto de La Utrera, l@s más pequeñ@s disfrutaron del “taller de Tesla”, donde se desarrolló una actividad de manualidades para construir un motor eléctrico.

A su vez, con la formación de equipos pudimos disfrutar de la Scape Room Box. Este espectacular juego de ingenio hizo que nos quebráramos la cabeza intentando descifrar todos los enigmas, engranajes y acertijos que nos darían la clave para parar un contador que consumía cada milésima del tiempo que teníamos para dar con la solución. No pudimos resolverlo, pero obtuvo una ovación generalizada por el ingenio en su elaboración.

Nos reunimos de nuevo para acceder a la “Máquina del Tiempo”. Sí, habéis leído bien. Era una auténtica máquina del tiempo con todo lujo de detalles: luces, engranajes, teclas, interfono, pletinas y demás enseres. Parece como si ya hubiera sido descrita por Verne en una de sus obras:

"No era la luz del sol con sus haces brillantes y la espléndida irradiación de sus rayos ni la claridad vaga y pálida del astro de la noche, que es sólo una reflexión sin calor. No. El poder iluminador de aquella luz, su difusión temblorosa, su blancura clara y seca, la escasa elevación de su temperatura, su brillo superior en realidad al de la luna, acusaban evidentemente un origen puramente eléctrico. Era una especie de aurora boreal, un fenómeno cósmico continuo que alumbraba aquella caverna capaz de albergar en su interior un océano.” (Fragmento de Viaje al centro de la tierra). 

 

Cronica7

Un@ a un@ fuimos entrando en esa máquina del despropósito y, como por arte de magia, volvimos a aparecer en otra época. Un viaje en el tiempo a través del  cual cambiamos nuestro atuendo por ropa de estilo victoriano y complementos Steampunk. Todo un espectáculo que acabó en concurso de disfraces, porque nos encantan los “saraos” y de todo hacemos una fiesta.

El jurado fue concienzudo y dictó su sentencia. En la categoría masculina, un súper tuneado Geomadriz (Sergio) se llevó el primer premio al mejor estilo en indumentaria, quedando en segundo y tercer puesto Picarax (Lucas) y Txikitegui (Fernando) respectivamente. 

En la categoría femenina, ganó la espectacular piloto Zacatrús (Raquel), quedando en segundo lugar Rubita 75 (Inma, la menda lerenda) y Nekane 83 (Nekane).

En la categoría infantil, la pequeña Picyta (Catalina) nos cautivó a todos con su precioso disfraz, llevándose el primer premio seguida de los niños de los equipo de Atakito y Emoyemo (Pablo y Daniela) y las niñas de CM Team (Ana y Silvia).

Y como diría la canción de Queen “The show must go on”, nos plantamos en otro concurso para valorar los complementos formados por Rayguns & Jetpacks.  El jurado dictaminó que la escoba mecánica de Brujilda (Carol) era la gran ganadora en cuanto a originalidad, seguida de la ballesta del componente femenino del equipo Orgapi (Rosa) y el brazo mecánico de servidora, Rubita75. 

 

Cronica4f

-¡Qué alegría, qué alboroto, otro perrito piloto!-” irrumpió de nuevo la voz de mi conciencia.

“-Calla, calla- le contesté yo, -que esto aún no ha terminado… sigue atenta al relato de la historia-.

Os acordáis que os mencioné al comienzo de este diario que había una plaza de toros, ¿no? Pues bien, la usamos, pero no para lo que se podría esperar en cuanto a su funcionalidad, sino para protagonizar un Mannequin Challenge. Y allí nos vimos, toda la panda de “geocacheros- steampunkeados”, poniendo a prueba nuestra capacidad para estar varios minutos sin movernos para que el paciente Comepiedras pudiera filmar la escena con todos los asistentes. 

Después de una hazaña de este calibre, se dio paso a una copiosa y variopinta cena con manjares elaborados con recetas de varias partes del mundo como la India, Turquía y, en mi caso, de una compra en un supermercado de Madrid antes de venir, ya que os recuerdo que estuve bajo los efectos del “apretón del vago” a última hora…

Después del festín seguimos con la fiesta (qué raro) que duró hasta altas horas de la madrugada como si no hubiera un mañana.

Nos fuimos a descansar con nuevas sensaciones, altas dosis de alegría y unas ganas locas de volver a vernos al día siguiente.”

“Y es que nos convertimos en viejos amigos, unidos por esa amistad inalterable que nace y se cimenta en las situaciones más aterradoras.”

( Veinte mil leguas de viaje submarino - Julio Verne)

Desconectando máquinas.

Fin de emisión…

 

• Cuaderno de bitácora - Domingo 17 de septiembre de 2017

Despertador sonando… Reiniciando sistema… 

Abrir los ojos y levantarse de la cama... Error de lectura…

Reintentado acción inicial: abrir los ojos y levantarse de la cama… … … Hecho.

Visita al baño para eliminar residuos líquidos… Hecho.

Visita a la cocina para llenado de combustible (cafeína) y energía (hidratos de carbono en forma de tostada)… Hecho. 

Maquinaria chirriando, actividad ralentizada pero en movimiento.  

“Comenzamos el domingo un poco somnolientos, ya que la madrugada se nos vino encima y la falta de horas de sueño hacía mella en nosotros.

Esta vez hicimos una rutilla ligera en el área recreativa Los Lagunillos, donde nos desperdigamos hasta la hora del almuerzo. De nuevo se sacaron todas las neveras, haciendo un despliegue con intercambio de risas, anécdotas, comida y bebida. 

Antes de dar por finalizado el evento, se dieron los diplomas y premios a l@s ganadores y finalistas del concurso de disfraces y complementos.

Todo pasó tan rápido que sin darnos cuenta se había acabado el evento. Muy a mi pesar me despedí de tod@s, se me hacía difícil despegarme y me hice la remolona, la verdad, pero era hora de irse.

Mientras iba en el coche no se me desdibujó la sonrisa recordando los momentos vividos en la familia geocaching, quedándome dormida hasta llegar a Madrid. Vuelta a la rutinaria realidad después de un fin de semana memorable.

- ¿Eso que veo son lagrimillas, Rubita 75? ¡¡¡Pero mira que eres ñoña, hija!!!- me gritó riendo la voz de mi conciencia.

- Se me ha metido algo en el ojo, listilla. Alomejor entrar y salir de la máquina del tiempo ha afectado a mis glándulas lacrimales, así que deja en paz mi cerebro, que quiero dormir, leches-

Y poco a poco, me quedé dormida…”

 

“Mientras el corazón late, mientras el cuerpo y alma siguen juntos, no puedo admitir que cualquier criatura dotada de voluntad tiene necesidad de perder la esperanza en la vida.”

(Viaje al centro de la tierra - Julio Verne)

Desconectando máquinas.

Fin de emisión…”

Comentarios   

#2 Mr.RA 29-09-2017 10:40
Concurso fotográfico GeoVerne:
https://www.geocachingspain.es/index.php/noticias2/concurso
#1 Mr.RA 27-09-2017 11:23
Video de la máquina del tiempo GeoVerne:
https://youtu.be/TjGitqe9Fe0
No os lo perdais.
GS

Para comentar necesitas estar registrado.

Articulos relacionados