Crónica del Evento Flower Power

Publicado el Miércoles, 29 Julio 2015 Escrito por Kankus y MJ

 Del 3 al 5 de Julio se celebró el Evento del Verano de GeocachingSpain en la localidad salmantina de Béjar. Durante la preparación de las actividades al aire libre, estuvimos rodeados de flores, lo que nos dio la idea de bautizarlo como "Evento Flower Power", y con ese nombre, decidir que fuera de temática hippie fue todo uno. Parece que la idea gustó y el encuentro de geocachers fue un éxito de participación, con los asistentes sumándose al "look" sesentero de la fiesta y acudiendo a las distintas actividades que se plantearon. En este artículo os relatamos como fue ese fin de semana. ¡Esperamos que su lectura os anime a acudir a próximas ediciones!

 

Viernes

Geocervecitas

Llegamos con bastante tiempo al alojamiento en San Bartolomé de Béjar, no en vano la hora de inicio del Geocervecitas era tardía, para que a todo el mundo le diera tiempo a llegar. Y como la hora era tardía y algunos llegamos pronto (raro, raro), para cuando empezó a llegar el resto de la gente ya habíamos empezado con la ronda de calentamiento cerveceril. Con lo bien y fresquito que se estaba en la terraza, de las GeoCervecitas pasamos a la GeoCena, luego a los GeoPostres y luego a las GeoCopas, con GeoCafé incluso en algún caso. Todo ello con el empeño común de todos los asistentes en volver loco al único camarero que atendía nuestra mesa: pedíamos de uno en uno, nunca a la vez, llegaba más gente, se sentaban a la mesa y pedían otra vez, otros  repetíamos cerveza o recordábamos el pedido. Y, aunque el susodicho camarero demostró memoria y buena forma física, más propios de colegas en chiringuito playero en pleno mes de agosto, finalmente claudicó y tuvo que pedir ayuda, pues a última hora éramos más de treinta y cinco comensales cenando. Por supuesto, como todo buen evento que se precie, acabó al día siguiente, bien entrada ya la noche…a pesar de que tocaría madrugar: habíamos quedado bien tempranito, y con una dura jornada por delante.

Sábado

rutaComentada la noche anterior la posibilidad de que el desnivel de la ruta inicialmente prevista, sumada al calor extremo de la ola (más bien tsunami) de calor que afecta en estas fechas a toda España, pudieran derivar en una dureza extrema y excesiva de la ruta prevista, decidimos probar suerte y ver qué temperatura presenta el día ya en la zona y hora previstos, y si era excesiva, improvisar el plan B. Bueno, algunos diréis que si había un plan B no se puede hablar de improvisación. Cierto, pero casi, casi. Teniendo equipada y preparada más de una ruta por la zona, teníamos la posibilidad, que finalmente se convirtió en realidad, de que los asistentes eligieran hacer una ruta u otra en función de la dificultad de la misma, como suele ser habitual en otro evento clásico: el Arena. Y dicha decisión, no tan improvisada aunque tomada en el momento, resultó ser un acierto. 

Ruta Vuelta al EmbalseEmbalse

La mayoría optó por realizar la ruta de Vuelta al Embalse, que, aunque no exenta de dureza, aseguraba menos desnivel, algo de sombra, buenos paisajes y la posibilidad de hacerla circular y acortarla un poco, como finalmente se hizo. En éste caso, no así en el de la otra ruta, el paso del tiempo mejoró las condiciones del paisaje, pues los árboles ya tenían hojas y daban sombra, lo que no ocurría cuando se equipó la ruta, allá por el mes de abril. Aunque algún caché se hizo de rogar porque las circunstancias naturales cambiantes (tala de árboles, poda o recogida de leña) habían añadido un plus de dificultad, fueron apareciendo uno tras otro, haciendo aún más amena la ruta.

calviteroSubida al Calvitero

Un buen puñado de valientes, los más preparados físicamente o simplemente los más inconscientes (bastantes más de los que pensábamos, la verdad), decidieron tomar la opción prevista inicialmente y así disfrutaron de la belleza extrema de los paisajes que deparaba la subida al Calvitero, aunque podemos asegurar que estaban más bonitos aún durante la preparación del evento, el mes de junio anterior, más floridos, con el amarillo intenso contrastando con el verde de las praderas y el gris de las moles de roca que constituían el fondo de la postal, pues una postal parecía cada punto donde dirigías la mirada. Y así, atravesando postales y buscando cachés, devoramos la ruta inicialmente de dureza extrema que finalmente no lo fue tanto, pues el tiempo (o alguna deidad suprema, a saber) se apiadó del grupo y nos mandó una brisa fresca que hizo que la parte inicial del recorrido la tuviéramos que hacer en manga larga. Alguno hubo que se creció y alargó la ruta, desviándose hasta el Torreón y reuniéndose con nosotros en el punto elegido para la comida. La bajada, después de comer y con el calor y el cansancio acumulado, se hizo algo más pesada, pero finalmente llegamos todos, diseminados cual ciclistas en etapa reina del Tour, sudorosos pero contentos, y sin más percances que una leve torcedura de tobillo de uno de los asistentes que no le impidió culminar la ruta ni, lo más importante, asistir al posterior sarao nocturno que daba nombre al evento.

Balta
foto

Ruta del pantano.

3 DSC 5098
1 DSC 5091
2 DSC 5093
4 DSC 5104
5 DSC 5110

Fiesta-Evento Hippie Flower Power y Nocturno

Para la asistencia a la fiesta, lejos de requerirse rigurosa etiqueta (un frac habría resultado igual de raro que un pingüino entre flores, pero quizá algo menos anacrónico), desde la convocatoria se sugirió a los asistentes que inspiraran su vestimenta en el torpe aliño indumentario propio de los hippies de los 60 y que, sobre todo, el espíritu de la paz, el amor y la concordia invadiera sus corazones al menos por ésa noche. El mensaje caló y allí fueron llegando poco a poco un montón de hippies extrañamente sonrientes que dejaron alucinados a los pocos muggles que aún estaban en el parque, merendando tranquilamente con sus familias. Los niños pensaron en un circo, los mayores probablemente en una fuga en masa de un algún psiquiátrico cercano.

El nivel del vestuario fue simplemente espectacular, levantándose un “ooh” a cada nuevo asistente que llegaba luciendo sus mejores galas. Entre los chicos, muy destacables y comentadas fueron las largas melenas de Tasin y Antonio BJ, rubia platino rizada la primera, morena apache lacia la segunda, así como los peinados afros que lucían Mariano MiTesoro y Fernando Ratone. También destacó la armonía y conjunción que presentaban los dos miembros del equipo Troglófilo en su vestuario, al que no le faltaba ningún detalle. Por parte de las chicas, lucieron falda corta y piernas algunas (MJ y Eva Geogamusinos entre otras) y pantalón  de corte entallado con campana otras (Concha Ratone, por ejemplo), pero la mayoría optó por los vestidos amplios y faldas largas tan apropiados para la ocasión (no hay que olvidar que la cita era en el campo). Los complementos estrella fueron: para ellos, las gafas redondas con las que se ve todo color rosa, aunque los cristales sean verdes; y las flores en el pelo para ellas. También se vieron las sempiternas sandalias o chanclas tan poco apropiadas para el geocaching, como pudimos comprobar in situ poco después con el nocturno, sencillo a la par que ameno y bien preparado, y que los asistentes hicieron en un par de oleadas, aunque alguno prefirió hacerlo en solitario.

Ha de reconocer el cronista que esto escribe que se vió embriagado ante el festival que experimentaron sus sentidos, orgía de sensaciones causada por la multitud de bebidas y viandas variadas, quesos y quesadillas, ensaladas y ensaladillas, tortas y tortillas, empanadas y empanadillas de toda clase y condición; cocina innovadora (crema de queso al yogur con nueces) al lado de clásicos como el siempre eficaz filete de pollo empanado o la barra de chorizo ibérico al corte navajero. Pero el súmmun llegó en los postres: los chupitos (ahh, ese licor de piruleta) y orujos varios, los gajos de gelatina de naranja, los pastelitos y bizcochos suaves prolongaron el deleite hasta que los comensales alcanzaron el nirvana con la ya legendaria Tarta de Cerveza Negra…

Y todo ello, sin sexo, sin drogas, y sin tan siquiera rock’n’roll, pues ni música nos hacía falta para cantar, bailar y reírnos. Todo era paz, todo era amor, todo era concordia y risas y, sobre todo, muy, muy, pero que muy buen “rollito”. Tanto, que la mayoría lo prolongamos todo lo que pudimos, con varias rondas de copas en el bar cercano con el uniforme completo…hasta que, poco a poco e inexorablemente, nos atrapó el siglo XXI.

Domingo

Ruta de las Fábricas 

Por si nos parecía poca actividad geocachera concentrada en un fin de semana, algunos de los supervivientes atacamos otra de las rutas previstas, la Ruta de las Fábricas. Ruta bonita y altamente recomendable, por sí sola ya merecía el viaje hasta Béjar. Elogio a la decadencia, mezcla de naturaleza y ruina propia del romanticismo, otro viaje al pasado que nos deparó un paseo agradable y que debió parecernos corto, pues tras una necesaria cerveza, nos lanzamos a hacer otro par de cachés casi cercanos (ya que…) sin reparar en que, ésta vez sí, llegábamos algo tarde a la cita en las piscinas. Bueno, los que esperaban no estaban sufriendo, precisamente.

 

Piscinas

Nada mejor que un refrescante baño para sacudir el sueño y el cansancio, el calor y el cuerpo de domingo invitando a la vagancia. El lugar, lleno, pues es fresquito y, sobre todo, gratis, a pesar de lo cual está muy, muy cuidado, posiblemente al amor del chiringuito. Menos mal que IGambusinos y Cía, con una previsión fruto de su inteligencia (y que habían hecho las Fábricas el primer día, fruto de su impaciencia) habían acudido antes al reclamo del frescor piscinero, cogiendo mesa grande y suficiente para nuestro menguante número. Menguante pero entusiasta, allí seguían pasadas las taurinas cinco de la tarde equipos geográficamente tan lejanos como los Txiquitegui o Franciscolorin, aunque para ellos Béjar pudiera ser un barrio de Bilbao, mismamente.

Se prolongó lo que pudo la jornada para intentar escapar al triste momento de la despedida, y algunos lo prolongaron tanto que llegaron a casa al día siguiente. Pero con una sonrisa en la cara y la sensación en el alma de haber vivido un evento histórico, en todos los sentidos. Y con todos los sentidos…

 

 

 

 

 

 

Comentarios   

#1 Casin 20-08-2015 14:11
Que bien lo pasamos,  primero escondiendo, luego buscando y para remate el Evento. 

Lo pasamos genial. Gracias por convocar. Esperamos el próximo..... que se os ocurrirá?  Algo su perdí vertido seguro.

Saludos :lol: :lol:

Para comentar necesitas estar registrado.

Articulos relacionados