Crónica de La Cápsula del Tiempo 2016

Publicado el Domingo, 22 Mayo 2016 Escrito por Cavernario,

Todo apuntaba que la Cápsula de este año iba a ser pasada por agua, y es que en dos de las visitas previas para ver dónde colocar los cachés auguraban mal tiempo:el primer día se pisó nieve y el segundo día nos “pisó” la lluvia… menos mal que la lluvia no caía de abajo hacia arriba.

Pero el clima cambió y la semana previa al evento brilló el sol no sólo para poder esconder los tesoros, sino sobre todo para poder disfrutar del día, que permitió conseguir no solo las famosas sonrientes y amarillentas caras de tesoro encontrado, sino también las caras y cuellos rojos de día espléndido, que como bien dice el equipo marsejo en su log “Fresco por la mañana pero que fue caldeando el sol, eso sí, sin pasarse. ¡Como que algunos llegamos a casa con la cara roja!”, o el equipo juanlucidad en el suyo “fue un día muy agradable donde disfruté muchísimo e incluso el día se me quedó corto”, o IzadiOtro día más genial. Gracias a la organización y a todos los participantes por hacer que un día pase tan rápido. Y bueno al Sol también gracias. A ver si se va a enfadar y no vuelve”.

Este año también superamos las expectativas de will Attend, en total 52, y de momento 38 asistencias logueadas de las provincias de Álava, Bizkaia, Burgos, Cantabria, La Rioja, León, Madrid, Murcia, Palencia, Salamanca y Valladolid (esperemos que no se nos olvide ningún lugar). Desde luego una buena cantidad de equipos de los cuales este año pudimos comprobar que muchos eran nuevos, por lo que no conocían el fabuloso entorno de Las Tuerces (esperemos que el próximo año sea una parter del Proyecto de GeoParque Las Loras, elegido por la UNESCO) ni de la Montaña Palentina. Seguro que repetirán para otros años, o eso esperamos, sobre todo cuando el equipo Kaesar_ch dice en su log “Mi primera visita a este clásico evento. Y lo único que lamento es no haber venido antes” o el equipo Rodresno nos arrepentimos, nos ha encantado. Y el motivo es evidente, nos han dado más de lo que esperábamos”.

Las coordenadas de acogida este año volvían a ser en Gama. Antes de que las mesas para la entrega de las acreditaciones se colocaran, los varios furgoneteros (cada vez más numerosos en los eventos de geocaching, y como podemos leer en el foro también se da al contrario, es decir, cada vez hay más geocachers en las quedadas furgoneteras), ya estaban en posición desde la noche anterior para pernoctar con la serenidad que da un pueblo tranquilo, y el sosiego que da desayunar esperando a que la gente vaya lleguando. Y así nos vieron llegar poco a poco desde las 09,30h que era el inicio de evento (mesas plegadas con acreditaciones y chapas a modo de souvenir, el tupper para los rastreables y su listado, además de dulces varios para tener un muy buen recuerdo de empezar, literalmente y nunca mejor dicho, con buen sabor de boca) hasta las 10,00h largas, momento en que se explicó las normas del juego, para lo cual se dividió de forma aleatoria (las acreditaciones en el anverso tenían una pegatina con el dibujo de la facción correspondiente) a los asistentes en 3 de las 5 facciones de la saga divergente: osadía, cordialidad y erudición.

A los equipos ya reunidos se les hizo entrega de un mapa donde se les indicaba donde estaban escondidos los cachés para el juego, pero sin las coordenadas exactas, además de las fotos spoiler de esos cachés (ya están publicados y tienen como hilo conductor un animalillo que responde al curioso nombre de “la procesionaria”).

A todos los equipos se les daba las coordenadas de uno de los cachés escondidos (en esos cachés estaban las coordenadas del resto de los caches) pero para poder salir los primeros tenían que resolver un sencillo enigma cuyo enunciado era el siguiente: "Si las coordenadas de un mistery están 177 m dirección Norte respecto al cache: “9.- Cosas de niños”, ¿Cuáles serían las coordenadas del mistery?".

Si tenéis ganas de pensar, no leáis este párrafo ya que adelantamos "La respuesta es válida tanto en sexagesimal como en UTM. Basta con sumar los 177 m a la coordenada y en formato UTM, ya que el sistema UTM es un sistema de coordenadas cartesiano en el que una unidad equivale a 1 m en el terreno. El eje X corresponde a la dirección Este y eje Y a la dirección Norte. UTM  30T E 401156 N 4733423 + 177 = 30T E 401156 N 4733600 Sexagesimal N 42º 44.913’ W 004º 12.464’ UTM  30T E 401156 N 4733600". ¿Fácil? ¿Claro? Jejeje...

Para ganar el juego había que conseguir hacer el máximo número posible de FTF y tener suerte. Es un juego de estrategia ya que hay que intentar quitar los FTF al resto de equipos, para lo cual, hay que pensar a qué caches se dirigirán primero los contrincantes para adelantarse. También es un juego de suerte porque en algunos caches hay monedas que valen un punto (las de plata) y otras que valen 2 puntos (las de Oro). Además, en algunos caches además de monedas hay muñecos tipo minions. Gana el juego el que más puntos tenga y el que más muñecos consiga. 

Con todas las monedas (el equipo de Osadía fue quien obtuvo más) y minions conseguidos (el equipo de Erudición fue quien más logró), los equipos fueron volviendo poco a poco a Gama, y aunque las coordenadas de la comida, el concurso de empanadas y los juegos de la tarde eran en Villaescusa, se montó un almuerzo bien merecido ppor el trabajo bien hecho y para esperar al resto de participantes.

Ya en Villaescusa, la gente que disfrutó de la ruta se encontró con todo montado al lado del teleclub, que está en proceso de convertirse en nuestra segunda casa y el paisano que lo lleva en otro geocacher más porque tanto él como nosotros estamos encantados ya que como bien dice el equipo rakasvaEl ratito del bar no lo cambio por nada, ese hombre es genial”.

Y a comer se ha dicho, tanto las alubias con oreja y chorizo regado con buen vino y mejor postre para mojar en café y/o orujo del equipo Troglofilo (que además de estrenar delantales, nos está mal acostumbrando por la calidad y la gratuidad de sus guisos) como las empanadas con diversos rellenos, todo preparado con mucho mimo y mejor sabor.

Y después de comer, la tarde de juegos diferentes, digo “divergentes”, ya que estaban basados en la saga literaria y cinematográfica, o mejor dicho, en los valores de las facciones. Para los que no hayan leído algún libro o visto alguna de sus películas, la historia se sitúa en una distópica (es decir, una versión del futuro en que se ha producido un acontecimiento negativo, casi apocalíptico, es decir, que casi acaba con el mundo) Chicago; en una sociedad creada al comienzo de la gran paz que ha decidido agrupar a las personas en cinco facciones que tratan de erradicar los males que les llevaron a la guerra. Quienes culpaban a la agresividad, crearon Cordialidad o Concordia; los que culpaban a la ignorancia, se agruparon en Erudición o Sabiduría; contra el engaño surgió Verdad o Sinceridad; contra el egoísmo, Abnegación, y contra la cobardía, Osadía o Intrepidez. A los 16 años, cada persona debe elegir en la Ceremonia de Elección si permanecer en la facción de sus padres o cambiarse, contando con la ayuda de una “Prueba de Aptitud”. Si se cambia, tendrá que renunciar a volver a ver a su familia (“la facción antes que la sangre”) y pasar por un proceso de iniciación en cada facción: el que no lo supere se quedará Sin Facción, convertido en un paria o abandonado.

Y estos son los cinco valores que nos ayudaron a buscar las pruebas, que como dice caherfeTodo perfectamente hilado, con un sentido y cuidando cada detalle al máximo. Además educativo (seguro que todos aprendimos algo que no sabíamos)”.

El primer juego que hicimos fue el de veracidad que nos sirvió para desempatar el concurso de empanadas entre los equipos franciscolorin y Maiz22. Está basado en “El juego de las cajas” del programa de “El hormiguero”, un juego para tipos duros que sepan engañar. Como nos explicó Antoniobj, en una hay dinero y en otra no lo hay, pero nadie sabe dónde está, y sin saber nada, las ganadoras empatadas eligen una caja, que en nuestro caso era un tupper. Una va a ver lo que contiene su caja, por lo que sabrá lo que hay en su caja, y por lo tanto lo que hay en la del otro, y va a intentar convencerte de cambiarte o quedarse su caja, y con sus tretas va a intentar engañar o decir la verdad.

Finalmente y citando el manifiesto de veracidad “la verdad es tan poderosa como un animal salvaje e, igual que éste, no puede permanecer enjaulada” y el equipo franciscocolorín se llevó la caja buena y el premio a la mejor empanada.

Tras el desempate nos volvimos a juntar por los equipos o facciones de la mañana, y teniendo a Cavernario y calado de un bombín a modo de maestro de ceremonias, se pidió a 4 voluntarios de cada grupo para jugar al juego de osadía, que siendo otra vez literal, consistía en ver quien tenía más huevos… dos parejas por grupo se iban tirando, ampliando la distancia, un huevo crudo (huevos cocidos no es nada osado), quedando como ganadoras las dos parejas de osadía, por lo que tuvieron premio doble al ganar el juego de su facción, por eso se merecen que citemos su manifiesto “Creemos en los ordinarios actos de valentía, en el valor que lleva a una persona a levantarse por otra... Creemos en gritar por los que sólo pueden susurrar, en defender a todos aquellos que no pueden defenderse a sí mismos”.

Tras esta prueba más dinámica, pasamos a la de erudición, que fuimos alternando varias veces. Había 33 preguntas numeradas (unas relacionadas con el mundo del geocaching y otras eran verdaderos rompecabezas) y el capitán de cada grupo tenía que elegir un número y con la ayuda del equipo dar la respuesta correcta.

Hubo varias tandas, y algún pique que otro. Algunos hicieron gala de la sabiduría acumulada (la experiencia también hace) y otros aprendieron algo que desconocían (lo bueno de ser nuevos), con la promesa de que el próximo año iban a venir más preparados… habrá que mantener esta prueba para ver si es verdad, por lo que quienes no pudisteis asistir, os vais a quedar con las ganas de saber algunas de las preguntas.

Tras la primera ronda de preguntas, se hizo el juego de abnegación, pero sin decir de qué facción era, pues ese era el truco para ganar el juego.

Dos voluntarios de cordialidad y erudición y uno de osadía (por ganar el anterior juego), se sentaron en una mesa, se les dio un sobre (no se podían abrir hasta dar la señal de comienzo), con unas piezas y tenían que construir un cuadrado, pero respetando las siguientes normas: construir el cuadrado a la vista de todos, sin esconder ninguna pieza; cada cuadrado tiene que hacerse con tres piezas (por un error había un cuadrado de cuatro pero se avisó); no se puede doblar, ni romper las piezas; No se puede hablar con los otros, ni hacerse señas, ni robar, ni pedir piezas, ni intercambiar piezas. Cada uno puede y debe construir “su” cuadrado. Y las normas del juego pueden cambiar como así pasó.

Independientemente de los valores educativos de esta dinámica de grupo el “truco” estaba claro, quien fuera lo suficientemente abnegado o desinteresado como para dar sus piezas sin esperar nada a cambio, ganaba la prueba.

Y la última prueba fue la de cordialidad, un valor que es como una suave y sedosa pluma que hace sacar una sonrisa, que es la mejor arma contra la agresividad, y la prueba consistía en eso, dos voluntarios por grupo, uno tenía que hacer reír a alguien de otro grupo, y el compañero de facción, mientras tanto, tenía que mantener cara de póker y reír las gracias y/o muecas del contrincante.

Al final todos fuimos cordiales ya que la risa vino causada de fuera y se repartió entre todos el papel moneda, y como seguía habiendo dinero y aún habían preguntas que hacer, continúanos hasta esquilmarlo y hacer el recuento, donde se comprobó que en los juegos ganaba Osadía, proclamándose así ganador absoluto de todas las pruebas por lo que se procedió a la entrega de premios, que casualidades de la vida (o a falta de la mafia de PalenciaTEAM sustituida por la BizkaiaTEAM) salieron a recoger los dos premios Javi y Macu del equipo franciscolorin. Enhorabuena a los ganadores.

Y como toda buena ceremonia, tiene que tener un buen cierre y despedida, que como ya viene siendo tradicional es la foto de grupo (este año con dos versiones, una sin pancarta y otra con pancarta) y la de “más de 300”, que este año tenía como título “casi 500”… y es que el tonelaje va aumentando. Y ahora ya sí, la despedida y el irse disolviendo el evento muy poco a poco (unos que subían a ver la Cápsula, otros que volvían a casa, otros que seguían saboreando de la zona por disfrutar de puente), algo que indica que cuando algo se disfruta, no quiere que se acabe.

Pero la jornada no acabó aquí, ya que la gente de GS continuamos reunidos para ver cómo os podemos sorprender, y como bien dice Kankus y MJ en su log, “Por algo es un evento clásico. Y, como los buenos clásicos, siempre cambiando para que nada cambie. Por eso cada vez va más gente. Por eso, volveremos el año que viene”. Y es que si cada año nos vamos superando, y ya que el primer año se puede decir que fue de 10 (por lo de celebrar los 10 años de geocaching), este año ha sido de 10+6.

Así que hasta el próximo evento, o caché, o log… pero eso sí, os esperamos en la octava cápsula (ó 10+7), para seguir atesorando buenos recuerdos, grandes vivencias y mejores amig@s, tanto “viejos y nuevos geocachers” que como bien dice Lola Ccada día es una familia más grande unida alrededor de esta afición. Todos con ganas de pasarlo bien y disfrutar de un buen día”, o como dice el quipo Belte en su log… para seguir disfrutando de “un ambiente fabuloso con esta gran comunidad que cada día me demuestra mas el buen rollo y la amabilidad que sigue habiendo y que parece tan perdida en los tiempos en los que vivimos”.

     

Muchas gracias a los equipos que habéis cedido las fotografías para realizar este artículo.

Para comentar necesitas estar registrado.